Digamosle a Biden: ¡Deja de bombardear Siria!

first_imgLa administración de Biden solo tardó 36 días en el cargo para mostrar al mundo, a través de un bombardeo en Siria, que es beligerante, agresivo y empeñado en la guerra. Solo hubo un breve respiro de las viles palabras y acciones de Trump. Ahora tenemos que enfrentar los viles actos de Biden y resistirlos.Incluso la excusa que dio el imperialismo estadounidense para bombardear a Siria fue débil. Un ataque con cohetes hace algunas semanas mató a un mercenario en Irak. Excusas como esa abren la puerta a nuevas guerras e intervenciones estadounidenses en todos los países de Asia, África y América Latina, donde Washington ha reemplazado a las tropas oficiales estadounidenses con soldados de fortuna.Podría pensar que la administración de Biden tuvo suficientes problemas en casa para mantenerla ocupada. La pandemia de COVID-19 aún continúa a pesar de las vacunas, cuya distribución ha sido una vergüenza. El Congreso liderado por los demócratas, que aún no ha aprobado el proyecto de ley de ayuda pandémica, ya abandonó el salario mínimo de $15 por hora.Además de esto, el super congelamiento de Texas, y de sus millones de trabajadores y personas pobres, ha puesto de manifiesto una vez más la desesperada necesidad de reconstruir la infraestructura de Estados Unidos. Sin mencionar la necesidad inmediata de ayuda de emergencia. Incluso aquellos que reconocen el papel podrido del Partido Republicano, con y sin Trump, al llevar a cabo un agresivo asalto a la clase trabajadora en Estados Unidos, seguramente deben ver que la administración Biden también es su enemigo.Biden ha empleado una retórica menos odiosa. La suya es una administración más inclusiva. Pero sirve a la misma clase gobernante super rica a la que han servido los presidentes de ambos partidos a lo largo de su historia.Esto ha sido especialmente cierto con respecto a la política exterior. Después de escuchar los discursos del secretario de Estado Anthony Blinken, fue evidente que la nueva administración demócrata planeaba una continuación de las mismas políticas agresivas que caracterizaron a las administraciones de Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama. Y que Donald Trump llevó a cabo a su manera.Ahora, la pandilla Biden-Blinken ha cumplido las palabras de Blinken. Primero Biden ordenó bombarderos B-1 estadounidenses a bases aéreas noruegas, amenazando a Rusia. Y el 25 de febrero, el secretario de “Defensa” Lloyd Austin anunció que Estados Unidos había bombardeado objetivos en Siria cerca de la frontera con Irak.Las fuerzas anti guerras dentro de los EE.UU. deben dar un paso al frente para enfrentar esta nueva amenaza de la administración Biden. Es hora de medir al nuevo presidente por sus propias acciones, no por contrastarlo con su predecesor (¡quien puso un listón bastante bajo!).  Es hora de verlo como un representante de la clase dominante multimillonaria, en todas sus variantes, y como un enemigo de la clase trabajadora.¡Ayuda de emergencia para la gente de Texas!  ¡No más dinero para bombardear a Siria! ¡Que pasen el salario mínimo de $15!FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img read more